8 tipos de tienda online que no puedes permitirte ser

Recientemente he leído en MarketingDirecto.com un artículo muy interesante sobre los peores tipos de clientes que tiene una agencia de publicidad, y, tras sopesarlo un buen rato, hizo que me inspirara para escribir uno similar sobre los tipos de tiendas online que cualquier ecommerce no puede permitirse ser.

Ahí van:

1. La tienda silenciosa
El feedback es esencial para que la relación de la tienda con sus clientes llegue a buen término. Sin embargo, la tienda silenciosa recibe todas las propuestas y peticiones de sus clientes con un enigmático silencio, o responde después de muchos días. Ante este tipo de situación, los clientes optan por no comprar, o por no repetir la experiencia.

2. La tienda tardona
La tienda tardona es para los clientes molesto como ese amigo que llega siempre tarde a las citas. Hay retrasos que son perdonables, pero no los que rozan la burla. Ese tipo de tienda que tropieza constantemente en la misma piedra: la de no comunicar a sus clientes sus propios fallos. Los clientes son personas que, por lo general, saben comprender un error, un equívoco o un problema puntual (sobre todo si les gratificas por ello), pero no toleran que se les ignore cuando tienen un problema.

3. La tienda macarra
La tienda macarra es una especie habitual en el universo del ecommerce. Se distingue por realizar llamadas telefónicas fuera de tono, por escribir emails que tiran por tierra todo el trabajo llevado a cabo con los clientes, y por echar balones fuera culpando siempre a los demás. Incluso a sus propios clientes, alegando que si tienen problemas al comprar, es por culpa de su propia inutilidad.

4. La tienda desesperada
Trabajar con presupuestos ajustados es una cosa. Trabajar en una tienda que está, al menos aparentemente, en bancarrota es algo completamente diferente. Es triste decirlo, pero no existen los milagros. Si una tienda no está dispuesta a invertir en si misma, tiene que  asumir que si no puede pagar a gente que le haga mejoras en su servicio, esas personas tampoco están obligadas a hacérselo. No nos cansaremos de repetirlo: El ecommerce no es la solución desesperada de negocios al borde de la ruina. 

5. La tienda ausente
La presencia online dentro de la tienda es algo esencial, pues lo contrario (lo oculto) genera mucha desconfianza. La tienda ausente se trataría de ese tipo de tienda que pone muy difícil los modos de contacto, o que se limita a tener un formulario de contacto estándar (que, admitámoslo, todos los clientes lo odian). Teléfonos bien visibles, correo electrónico de contacto directo, chats…cuanto más mejor. El cliente tiene que poder ver que hay alguien detrás de la web que responderá a sus dudas o necesidades.

6. La tienda turbia
La tienda turbia esconde siempre algo. Los clientes no saben muy bien qué es. Puede tratarse de algo ilegal o de algo poco ético, o simplemente, burda manipulación (como ocultar impuestos, gastos de envío o inventarse tasas y comisiones). Una cosa está clara: hay algo sospechoso en este tipo de tienda. Los clientes no se fían y no gastarán su dinero, por mucho chollo que parezca, en un sitio que no consideran seguro. Transparencia, transparencia y transparencia: No se puede ocultar información relevante para el cliente

7. La tienda pagafantas.
Una tienda de este tipo es el equivalente a “pagafantas” en una relación amorosa. Basicamente, se curran un marketing de contenidos y el valor extra de sus productos hasta tal punto que se lo toman como un blog personal, centrándose en esas informaciones y servicios de consultoría gratuitos, y dejando de lado toda la parte comercial (que es lo que da dinero). Los clientes emplean la web para comparar y solicitar información, para después, con esos datos, adquirir el producto en otra tienda con más ventajas comerciales.  Ni tanto, ni tan calvo. Cúrrate los contenidos, crea comunidad en torno a la tienda, pero no olvides que tu objetivo es vender, no ser trendic topic.

8. La tienda necesitada
La tienda necesitada maneja presupuestos muy pequeños y por eso está obsesionada con que se haga buen uso de cada céntimo que se gasta. Se obsesionada de tal manera con el dinero, que apenas se atreve a tomar iniciativas nuevas o probar nuevas maneras de realizar las cosas. No quiere invertir en nada que no le proporcione un retorno inmediato y la empresa se queda estancada, precisamente, por el miedo a “desperdiciar” dinero.

Estos son los 8 tipos de tiendas online que no te puedes permitir ser, pues son síntoma de fracaso asegurado. Para evitarlo sigue nuestros consejos o pregúntanos cualquier duda que puedas tener.

 

8 tipos de tienda online que no puedes permitirte ser
5 (100%) 1 voto

Sobre Héctor

Joven pero con gran formación en Ecommerce, Marketing online y Diseño Web. Community manager para la comunicación de Innovadeluxe y varias empresas clientes de agencia. Gran conocedor del sector del e-commerce, el marketing tanto online como offline y sobre todo de las redes sociales con varios años de experiencia en comunicación en estos sectores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos Cookies propias y de terceros para recopilar información para mejorar nuestros servicios y para análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. Puedes configurar tu navegador para impedir su instalación.