Cómo hacer un buen catálogo de productos para tu tienda

La importancia de tener un buen catálogo de productos

Las grandes marcas comerciales gastan buena parte de su presupuesto en publicidad en confeccionar un buen catálogo de productos que, a la vez que muestran sus productos de la temporada, seducen y atraen a los clientes.

Sin embargo, la mayor parte de los comerciantes pequeños y medianos, no le conceden la importancia necesaria, y acaban empleando las plantillas por defecto que trae Prestashop, con imágenes sacadas de Internet (todas diferentes) y una presentación visual nada preparada, no dando importancia a tener un buen catálogo de productos.

De nada sirve que nos gastemos un buen dinero en realizar un diseño profesional para nuestra tienda Prestashop, si luego nuestro catálogo de productos no genera ninguna confianza.

Volvemos a lo de siempre: Lo importante no es que vengan, es que vuelvan. De poco sirve seducir al cliente unicamente a través del precio, pues esa es una guerra continua en la que descuidaremos todos los aspectos añadidos para poder optimizar el precio, lo que desencadenará en que el cliente solo realice una compra, gracias al bajo precio, pero, posiblemente, no vuelva más. A no ser que consiga otro “chollo” que le interese…pero de esa manera, nunca crearemos fidelidad más allá de las promociones especiales. La forma de conseguir que el cliente regrese es teniendo un buen catálogo de productos.

Entonces, ¿Qué se puede hacer? ¿Cómo confeccionamos un catálogo de productos atractivo, optimizado y funcional?

Consejos para hacer un buen catálogo de productos

  1. Paciencia

    Zamora no se hizo en una hora. Tómate tu tiempo. Piensa. Investiga. Planifica. Organiza (P.I.P.A.). El tiempo empleado en planificar cómo hacerlo será mucho menor de lo que tardarás en ir “parcheando” los fallos cometidos por no organizarte adecuadamente.

  2. paciencia y orden

  3. Añadir productos correctamente

     Añadir productos no es solamente subir una imagen, un poco de texto y validar tu contenido. Es bastante más, es conocer de memoria tu producto: precio, peso, dimensiones, características, especificaciones, detalles, marca, proveedor… y otras tantas cosas. No puedes lanzarte a añadir un producto en tu catálogo sin saber exactamente lo que deseas presentar al cliente, por lo que debes tener una idea precisa de lo que compone tu producto y la forma en la que la información será presentada a tus visitantes.

  4. añadir producto

  5. Hacer combinaciones de productos

    No basta con que dividas tus productos por marca o tipología. Debes tener en cuenta que para crear combinaciones debes establecer los atributos y valores de atributos (por ejemplo: Color – Rojo, Azul) de un producto. Cada combinación puede tener un Stock (existencia), un precio propio e incluso sus propias imágenes.

  6. atributos producto

  7. Crear una categoría

    Es esencial disponer de categorías que permitan agrupar diferentes productos equivalentes. Así los clientes pueden, de forma sencilla, encontrar varios productos y limitar su búsqueda cuando hay muchos artículos. Una categoría permite igualmente, comparar productos, gracias a la funcionalidad de comparación de PrestaShop.Debes crear una categoría desde el momento que tengas al menos 2 productos que tengan características similares. Los productos de una misma categoría deben ser comparables o intercambiables. Ten estos conceptos presentes cuando añadas un nuevo producto a una categoría o cuando crees nuevas categorías.

  8. categoria

  9. Incluir tus marcas

    A menos que hagas tu mismo los productos, es decir, que seas fabricante, deberías siempre incluir las marcas de tus productos en PrestaShop. Introduciendo la información sobre las marcas, los visitantes de tu tienda online pueden tener un acceso rápido al conjunto de productos de una marca. Esto hace que la navegación del sitio sea mucho más sencilla para ellos. En términos de visibilidad, rellenar los datos de la marca, permitirá mejorar tu posicionamiento en los motores de búsqueda (SEO).

  10. logo marca del producto

  11. Ilustrar tus productos

    Las imágenes visuales se deben integrar en el catálogo, debes poner tus productos con su parte destacada en la ficha de producto. Esto incitará a tus clientes a comprar tus productos, así que incluye varias imágenes que tenga diferentes vistas de tu producto.

    También puedes crear “escenas”, que consiste en asignar varias zonas clicables de una imagen, por lo que las páginas de productos diferentes, pueden abrirse haciendo Clic en una única imagen.

    Antes de crear una escena, debes disponer de una imagen que presente las diferentes combinaciones de un producto o de diferentes productos.Si es posible, lo más recomendable es que realices tu mismo las fotografías. Logicamente, no siempre es una opción viable, ya que muchos comerciantes manejan stocks tan enormes que no tendrían tiempo siquiera de fotografíar todos los productos, y mucho menos, de hacerlo de manera profesional y estudiada. Pero, siempre que puedas permitírtelo, lo mejor es que realices unas fotografías que se adapten al diseño de la tienda.

  12. catalogo interactivo

  13. Controlar el Stock (existencias)

    Define para cada producto el Stock disponible para que no te encuentres nunca con un pedido que no puedas cumplir.
    Importar y exportar tu catálogo de productos: cuando administras varios productos, es preferible utilizar un sistema de tablas (del tipo Microsoft Excel, Open Office…) y si puedes en formado CSV.

  14. Posicionar tu tienda Online

    Optimiza la presencia de tus productos en Google. Aquí en el blog tienes varios artículos con consejos que puedes leer. Tambien podemos recomendarte una agencia que te ayude a mejorar tu posicionamiento, contacta con nosotros y te daremos nuestra recomendación.

  15. Administrar tus proveedores

    Al igual que hablamos de las marcas, los visitantes de tu tienda Online pueden tener rápidamente acceso a la lista de productos de un proveedor. Si necesitas hacer una integración con el catálogo de tu proveedor para poder actualizar los stock todos los días, nosotros te podemos ayudar.

  16. Añadir las etiquetas (Tags)

    Estas son las palabras clave. La funcionalidad de etiquetar, permite asociar tus productos a las palabras clave. Tus clientes pueden utilizar esas palabras clave para encontrar de forma muy sencilla los productos que estaban buscando.

Sigue esta serie de consejos, y ya tendrás un catálogo profesional, al menos, en la base. Por supuesto, como siempre, la creatividad es tu única barrera. Tu mejor que nadie conoces tu negocio, así que solo te queda conocer a tus clientes y a tus competidores para elaborar la estrategia que mejor se adapte a tus necesidades.


Hace algún tiempo recopilando algunos consejos útiles para realizar un buen trabajo a la hora de elaborar el catálogo de productos de una tienda online, y hoy queremos completarla actualizando la información ahí contenida y centrándonos más en unos de los platos fuertes del menú: La organización de los productos.

Vamos a realizar un ejercicio, ya común en nuestros artículos, que es imaginarnos que nuestra tienda online es una tienda física, de las de toda la vida. Así pues, en este comercio físico imaginario, tenemos un escaparate, en el que ponemos productos y carteles para atraer al cliente y llamar su atención sobre determinados productos, que nos interesa destacar (por las razones que sea), y luego, en el interior tenemos diferentes secciones que agrupan productos de características similares, separadas en zonas diferenciadas según la importancia y bloques de promociones y ofertas.

Si fuese una tienda de ropa, por ejemplo, veríamos en el escaparate los últimos modelos de esta temporada, y una vez dentro, veríamos todos los productos que se venden en el establecimiento divididos en estanterías según su tipología: Camisetas a la derecha, camisas a la izquierda, vestidos y faldas al fondo… de un solo vistazo, nada más entrar, el cliente visualizará todos los productos y se pondrá a buscar el que le interesa acudiendo directamente a la estantería en cuestión.

Todo se visualiza de un sólo vistazo y, en general, no suele ser necesaria la intervención del dependiente hasta que no pedimos una talla en cuestión o nos disponemos a pagar. Pues bien, si todo es tan claro e intuitivo en una tienda física, nuestros productos en la tienda online deben estar organizados y presentados de la misma manera, pero dentro de una lógica digital e interactiva.

En primer lugar, para poder agrupar los productos que tenemos en nuestra tienda online, debemos entender las diferentes formas en las que podemos hacerlo. Es decir, las diferentes formas en las que podemos clasificar las cosas que vendemos en nuestra tienda online. La primera es por “Categoría”, que será la principal agrupación de nuestro producto y lo que el cliente va a elegir primero para encontrar lo que busca. Es la referencia lógica que el usuario va a seguir una vez se enfrente a la interfaz de nuestra tienda online. Primeramente buscará el tipo de producto que le interesa, para a continuación avanzar desde ahí en busca del modelo concreto que le interesa. Pero partirá siempre de esa misma lógica (es importante tenerlo presente).

categorias estructura

Es importante tener en cuenta que una categoría puede tener varias categorías dentro de ella, para ir creando una estructura ordenada o en “árbol”, que permita tenerlo todo lo más organizado y segmentado posible. Aunque a priori parece que lo mejor sería ponernos a segmentar lo máximo posible, no se recomienda crear más de 2 niveles, no solamente por sencillez y usabilidad, si no, además, porque a Google no le gusta demasiado una segmentación alargada, pues crea URLs del mismo dominio a lo loco.

Categorías y subcategorías de productos

Si nos decidimos por empezar a hacer “ramas”, tenemos que comenzar estructurando de una forma lógica todo el “árbol”. La categoría o subcategoría puede tener importancias muy diferentes, que definan la arquitectura del resto de la tienda.

Por ejemplo, si tenemos una tienda online que venda artículos de moda, tipo ropa y complementos, podríamos crear un primer nivel que sea “HOMBRE” o “MUJER” y dentro de ellas ir creando las categorías necesarias para cada tipo de ropa: “pantalones”, “camisas”, “vestidos”… Sin embargo, podemos hacerlo al revés, creando categorías principales por tipo de producto y, luego, hacer subcategorías por género o edad. La elección dependerá de tu tipo de negocio, ya que es posible que tengas pocos tipos de productos, pero con muchas variantes, o al revés, muchos productos y pocas variantes del mismo.

subcategorias estructura

Sin embargo, no hay ninguna ley inmutable en todo esto. En muchas tiendas se apuesta por segmentar los productos de maneras que se alejan de los estándares clásicos. Esto es especialmente útil si tenemos un tipo de ecommerce que vende productos que el cliente no va buscando específicamente. Imaginemos que tenemos una tienda online que se dedica a la venta de regalos, en ese caso podemos categorizar por tipo de eventos: “Regalos para el día del padre”, “regalos para navidad”, “regalos para el amigo invisible”… la idea es ponernos en la piel del usuario que no tiene muy claro qué quiere, pero viene a ver si encuentra algo. De esta forma le “allanamos” el camino, y le mostramos toda una gama de productos variados.

Para poder llegar hasta una categorización óptima, tienes que pensar en las estructuras de búsqueda alternativas a tu producto, es decir, no te centres sólo en una y luego intentes mejorarla. Tienes que crear varios catálogos en función de cómo el cliente buscará tu producto.

Para ello, tienes que coger todos tus productos y empezar a dividirlos en grupos que contienen a otros subgrupos, como si de unas muñecas matrioska se tratasen.

Las familias de productos

En esencia son como las categorías, pero con los productos agrupados de forma diferente. Si tuviéramos un ecommerce de complementos deportivos, por ejemplo, podríamos poner las categorías por tipo de producto (“raqueta”, “zapatillas”, “balones” etc.), y, a continuación, hacer otra estructura entera, que agrupe los productos de otra manera. En este caso, se podría sementar por tipo de deporte; “tenis”, “futbol”, “baloncesto”etc. Siguiendo este tipo de arquitectura de estructura, podemos ofrecerle al cliente más de un tipo de búsqueda, para que le sea más sencillo encontrar productos y, sobre todo, para aumentar las posibilidades de que el carrito de la compra sea más “gordote”, ya que al facilitarle la tarea al usuario probablemente encuentre más productos que le interesen.

Así crearíamos las llamadas “taxonomías”, que no son otra cosa que diferentes formas de agrupar el producto, por ejemplo, si se da el caso de que vendemos vinos o similares, podemos agrupar por denominación de origen: “Rioja”, “Ribera del Duero”, “Penedes” etc. O puede ser por “tinto”, “blanco”, etc. Cada producto puede tener muchas características que lo diferencia como materiales, colores o, en general, cualquier cosa que le facilite la búsqueda al cliente.

Otros tipos de categorización

  1. Marcas o fabricantes: Para que el cliente pueda buscar el producto por el fabricante o la marca. Muy útil en productos donde la marca sea el principal referente. Por ejemplo: Moda y complementos, tecnología y juguetes
  2. Atributos: En muchas ocasiones la gente busca por una característica en concreto, por ejemplo el material, el color o las características técnicas (esto sobre todo en productos tecnológicos).
  3. Precio: Un clásico entre los clásicos, las categorías por precio. En sectores como la inmobiliaria es simplemente imprescindible, más allá que como un simple filtro de resultados. Las categorías de “oportunidades”, “ocasión”, “outlet”…son ya un permanente en el internet del comercio electrónico.
  4. Lugar de procedencia: Esto se aplica, sobre todo, a productos de origen alimenticio o bebidas alcohólicas, donde la denominación de origen se convierte en un factor destacable, hasta el punto de ser la principal referencia del usuario. Lógicamente, si vendemos calzado deportivo, no sería la opción más recomendable, pero si se da el caso de que vendemos conservas, vinos, aceites o productos de esa índole, es una de nuestras opciones más valiosas.

Lo mejor que puedes hacer es estructurar el catálogo pensando en cómo buscará tu cliente tu producto, y no solo cuando esté en tu tienda online, si no, precisamente cuando no lo esté. ¿Cómo va a buscar los productos en los buscadores? ¿Qué términos va a emplear? Esos son, precisamente, tus principales indicativos a la hora de construir tus categorías y subcategorías, así como las diferentes familias de las mismas. Organiza el catálogo pensando en el tipo de cliente que nos va a comprar y cómo piensa y espera encontrar las cosas cuando llegue desde el buscador.


¿Necesitas ayuda? Ni lo dudes. Ponte en contacto con nosotros y coméntanos qué tipo de negocio tienes. Hemos visto tantos tipos de negocio que, si bien no podremos darte el logaritmo mágico que te permita obtener la categorizaron más óptima para tus productos, sí que sabremos aconsejarte, ya que en todos estos años de trabajar y desarrollar todo tipo de ecommerce, hemos aprendido lo suficiente cómo para indicarte los pasos básicos del camino.

Good ecommerce, eSellers!

Cómo hacer un buen catálogo de productos para tu tienda
5 (100%) 1 voto

Sobre Héctor

Joven pero con gran formación en Ecommerce, Marketing online y Diseño Web. Community manager para la comunicación de Innovadeluxe y varias empresas clientes de agencia. Gran conocedor del sector del e-commerce, el marketing tanto online como offline y sobre todo de las redes sociales con varios años de experiencia en comunicación en estos sectores.

2 comentarios sobre “Cómo hacer un buen catálogo de productos para tu tienda

  1. Jorge Ponzoda

    Hola,

    Muy bueno el artículo, excelente para los que nos encontramos ahora en proceso de planificar el montaje de un e-commerce.

    Solo un comentario: En el punto 6, donde se habla de imágenes, aparece como enlace “¿No sabes hacer fotos? Nosotros te enseñamos”, pero el link lleva a la web del curso de prestashop desde cero y no hay manera de encontrar otra cosa. Me gustaría recibir información a cerca de las fotos de productos, si tenéis algún curso especializado para ello, etc…

    Saludos

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos Cookies propias y de terceros para recopilar información para mejorar nuestros servicios y para análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. Puedes configurar tu navegador para impedir su instalación.