Imágenes en ecommerce: clave del éxito o fracaso

Si en una tienda convencional el escaparate condiciona, en buena medida, el número de visitantes que vamos a tener, en ecommerce no es así…es muchísimo más. Basicamente, las imágenes de tu tienda, así como su composición y diseño en conjunto, son todo lo que necesitan la mayoría de los visitantes para hacerse una primera idea inicial de qué tipo de tienda online tienen enfrente.

Hay que usar imágenes muy buenas, pero hay quién peca de eso y se pone a subir imágenes de varios megas, haciendo que la página vaya mucho más lenta y tenga que cargar más recursos. Usar correctamente imágenes en ecommerce parece ser un problema recurrente en muchas tiendas online. Todo tiene que ver con la optimización de la calidad de las imágenes que representan el producto, y que, deben ser lo suficientemente grandes como para atraer la atención de los usuarios.

¿Por qué son tan importantes?

Imagina que visitas una tienda online porque quieres comprar un producto, pero te encuentras con que ese producto no se puede visualizar adecuadamente. Las imágenes son pequeñas e incluso algo borrosas, además solo hay un par de fotos que no revelan muchos detalles. Las típicas en baja calidad que proporciona el proveedor. ¿De verdad te crees que eso te va a convencer para comprar un producto? Lo más probable es que no. Sobre todo si se trata de un producto “caro”, es decir, que implica mucha más atención por parte del consumidor y que necesita sentirse muy seguro para poder comprarlo.

Lo más importante, es que tener malas imñagenes es sinónimo, para los clientes, de tener una tienda online poco profesional. Basta con decir que para el 75% de los consumidores, la calidad de las imágenes de los productos es una de las características más importantes al comprar online, seguido por vistas alternas del producto y la posibilidad de hacer zoom.

¿Cómo deben ser las imágenes Ecommerce?

Lo primero que se debes entender es que las imágenes pequeñas no son eficaces como herramienta de ventas en el comercio electrónico. Por ello es fundamental asegurarse que las imágenes tengan un tamaño adecuado para conseguir una gran calidad, es decir, utilizar imágenes de alta resolución. De hecho, las imágenes de los productos en el Ecommerce deben ser de al menos 2000 pixeles de largo de manera que los clientes puedan utilizar la función del zoom.

Otros aspectos que se deben considerar en el uso correcto de las imágenes para Ecommerce, tiene que ver con la alineación y los margenes. Cuando se logra tener imágenes que están alineadas y con margenes blancos, se crea una categoría de productos que son visualmente coherentes y si a esto se le agrega sombras, el resultado es una apariencia elegante y profesional.

Y, lo más importante, no olvides que estás haciendo imágenes para visualizar en dispositivos electrónicos, es decir, en ordenadores, tablets, smartphones…no tiene sentido que utilices resoluciones propias de impresión. Cuanto más pesen, más tardará en cargar tu tienda, y cuanto más tarde, más clientes se irán. Busca el término medio. Recuerda que para web, las imágenes deben estar en torno a los 72ppp, y luego su calidad a tope. La intención es que pesen poco pero se vean perfectas en pantalla.

___________________________________________________________________________________________

¿Crees que vas a necesitar ayuda? Pues ni dudes en ponerte en contacto con nosotros. Trabajamos con diseñadores y fotógrafos que sabrán aconsejarte.

Imágenes en ecommerce: clave del éxito o fracaso
5 (100%) 2 votos

Sobre Héctor

Joven pero con gran formación en Ecommerce, Marketing online y Diseño Web. Community manager para la comunicación de Innovadeluxe y varias empresas clientes de agencia. Gran conocedor del sector del e-commerce, el marketing tanto online como offline y sobre todo de las redes sociales con varios años de experiencia en comunicación en estos sectores.

Utilizamos Cookies propias y de terceros para recopilar información para mejorar nuestros servicios y para análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. Puedes configurar tu navegador para impedir su instalación.