Mi tienda no vende: ¿Quién tiene la culpa?

Ha llegado el momento de ponernos serios. De coger los papeles de contabilidad, las estadísticas de la página web, y las fichas de clientes para comenzar a sopesar, detenidamente, por qué no estás vendiendo lo suficiente. Es decir, ¿Por qué mi tienda no vende? ¿Qué hago mal? ¿Tengo yo toda la culpa?

¿Cuál es el problema? Aquí tienes una serie de problemas típicos que nos hemos ido encontrando a lo largo de los años y con los que, quizás, te sientas identificado si tú también te encuentras en esta situación

1. Mis clientes no compran

Es mucho más fácil lanzar una tienda online cuando tienes un negocio tradicional ya montado porque, por un lado, estás seguro de que los productos que quieres vender se están vendiendo desde hace años en tu tienda, estás todos los días frente a clientes y sabes expresar correctamente los beneficios de los productos o servicios que vendes a tu target.

Y  por otro lado, tienes montada, aunque sea de forma rudimentaria, una base de clientes que te puede permitir arrancar tu actividad online con el mayor de los activos que puedes tener.

El mayor de los activos de un negocio es un listado de clientes y no es un listado de “posibles” clientes, con lo cual una de las razones que pueden explicar que tu tienda no vende lo suficiente es porque no estás montando, tan solo, una tienda online, sino que, estás montando un negocio. Y, por tanto, aún tienes mucho camino que recorrer para captar y seducir a un número decente de clientes.

Hay muchísima gente ahora mismo que está en paro y que cree que montar un negocio de la noche a la mañana en internet es la solución.

La inversión inicial es muy baja y la verdad es que puede ser una opción, siempre y cuando uno esté preparado para hacer esto. Aquí la preparación es doble: es una preparación para gestión de negocio y también una preparación para entender correctamente las características propias de un canal digital.

Uno de los temas importantes que debes tener en cuenta antes de tratar de vender es llegar a la Audiencia Mínima Viable y esto es el número de personas mínimo necesario que puedes tener, por ejemplo, detrás de un blog, antes de plantearte lanzar al mercado productos que pueden satisfacer las necesidades de este colectivo que has identificado.

Si no tienes ningún activo online o digital en el momento de lanzar tu tienda online, de alguna forma estás asumiendo que estás montando un negocio desde la nada y que aquí el precio que hay que pagar, sería, como  mínimo, 24 meses de tu tiempo. Y eso es mucho tiempo.

2. No tengo experiencia previa en tiendas online

Un negocio de una tienda online es un negocio que se basa en la gestión de existencias y en logística y hay aquí un apartado de costes importante, que impacta directamente tu presupuesto de tesorería.

¿Por qué desaparecen los pequeños negocios?

La mayoría de los negocios pequeños suele morirse por problemas de caja, porque la gestión de stock es deficiente; tendrás que comprar tus productos antes y a menudo, si tardas mucho en venderlos, hay aquí una gestión financiera del circulante que es clave para el éxito de tu negocio.

El trato es la clave.

Estamos hablando de venta al por menor con lo cual, el contacto con el cliente es fundamental y si montas una tienda online también debes tener claro que, normalmente, vas a trabajar en una estructura muy pequeña, a lo mejor trabajas en solitario y en algunos casos desde tu propia casa.

Es necesario trabajar mucho las relaciones con tus clientes y audiencia en general, ya que tienes que suplir las carencias de un medio tan impersonal para ganártelos. Olvídate de competir tan solo por precio, siempre habrá alguien que pueda rebajarlo un poco más.

3. Mi tienda online está mal montada

La decisión que vas a tomar sobre qué estrategia online vas a montar es fundamental:

  • Si vendes productos, la ficha del producto, cómo se enseñan estos productos y el propio proceso de compra (que debe ser lineal y con etapa claras), es fundamental en tu capacidad de conversión de visitas a ventas.
  • Tu alojamiento no tiene que ser un alojamiento de lujo pero sí tiene que funcionar correctamente.
  • Tu tienda tiene que tener una serie de características para que Google pueda indexarla bien.

Todos estos elementos que hacen que, siempre y cuando elijas la estrategia correcta, no vas a tener problemas pero mucha gente está eligiendo soluciones que sí les están generando problemas, con lo cual la tecnología en una tienda online no es un detalle menor.

Un correcto y exclusivo diseño, un buen hosting que no de problemas, funcionalidades específicas para tu tienda online, o un buen soporte de atención al cliente para tus clientes son cosas esenciales.

Recuerda, en estas cosas, el viejo refrán de “lo barato sale caro”, suele ser una verdad como un templo.

4. Nadie visita mi tienda

Ante todo, calma y paciencia. Hay que tener expectativas razonables: no puedes esperar ventas en dos semanas. Si ya dispones de un listado de clientes que puedes contactar para comunicarles que acabas de lanzar una tienda online, en este caso sí puedes esperar ventas a muy corto plazo, pero en canales digitales, el posicionamiento de tu tienda como mínimo va a tardar unos meses.

Si solamente apuestas por una tienda y ninguna otra táctica para generar tráfico hacia la tienda, va a ser difícil que hagas tus primeras ventas. Nadie te conoce y, seguramente, lo que tu vendes ya lo venden otros, ¿Por qué iban a acudir a ti?

Crea contenidos

Dentro de las tácticas que suelen funcionar muy bien es importante tener una actividad de email marketing que es fundamental en la venta en tiendas online, así que tendrás que lanzar una newsletter en la que no solamente vas a hablar de tus promociones y de tus productos sino que tienes que escribir contenidos para apoyar a posicionar mejor tus productos, con lo cual, tu tienda debe ir de la mano  con un blog para dotar de contenido a tu tienda.

Publicidad: Nunca viene mal

Si tienes presupuesto es conveniente hacer una campaña de lanzamiento de publicidad online pero el problema normalmente, es que si es una cosa nueva para ti no vas a saber cuáles son las palabras claves correctas, aquellas que no solamente generan visitas sino que terminan generando ventas.

Como ves, tener la tienda online es solamente parte de la ecuación pero es como alguien que  gasta todo su dinero en comprarse un coche de lujo y luego no tiene dinero para comprarle gasolina, con lo cual el coche le sirve de muy poco. Hay que estar en contante formación, aprendiendo nuevas cosas y dándoles una aplicación práctica.

Redes sociales, Adwords, anuncios patrocinados…si tienes experiencia, adelante, y sino, despacito y con buena letra. (O también puedes contactar con nosotros para que te asesoremos)

Debes tratar de ofrecer un proceso de compra seguro, debes dejar visible un número de teléfono, si hay testimonios de clientes mejor que mejor, si hay opiniones y reseñas sobre tus productos y servicios también mejor que mejor, si puedes ofrecer una serie de garantías o tener una política de devolución de productos muy clara muy bien.

Seduce, fideliza y mima.

Debes tratar aprender a jugar con promociones de captación de nuevos clientes con productos “gancho”, debes incentivar a la gente a que vuelva a repetir en tu tienda con descuentos de fidelizacion, puedes jugar con recomendaciones incentivadas (las típicas promociones de “tráete un amigo”).

Como ves, la tienda en sí va a requerir que las estés animando; las ventas no caen del cielo como si fuesen un milagro.

Pero, sobre todo, genera confianza.

En el caso de que trates de vender productos sin marca, por ejemplo pienso en productos de artesanía en este caso tu capacidad de construir una relación previa con la gente a través del  blog explicando lo que estás haciendo, dando la cara, presentándote a ti como persona es fundamental para las ventas posteriores de tus productos.

Una buena forma de generar confianza es a través de los sellos de Confianza Online. ¿Quieres saber más sobre ellos? Somos agentes oficiales, por lo que, pregúntanos lo que necesites.

5. La gente no repite 

En este caso, tienes que preguntarte si los servicios de entrega a domicilio están funcionando bien, si tienes un problema de atención al cliente o si de alguna forma, deberías tener estrategias de ventas avanzadas como puede ser una newsletter con descuentos mensuales, estrategias deupselling (en el momento de comprar un producto ofrecer por un 10% o un 15% más un segundo producto) o de crosselling: si alguien te compra un producto también debiera estar interesado en otros productos y ofrecer un descuento fuerte para estos productos.

 

Estos son los 5 problemas más típicos y que, con mayor frecuencia nos encontramos. La explicación suele ser la habitual, que la gente subestima el trabajo, riesgo y problemas que una tienda online le va a acarrear, y la constancia y dedicación que precisan para que funcione correctamente.

Por eso, lo mejor que se puede hacer, es acudir a profesionales que conozcan el sector, que sepan cómo se han de hacer las cosas, y te dejes asesorar por ellos. En Innovadeluxe llevamos años dedicándonos al ecommerce y tenemos cientos de clientes contentos a nuestras espaldas.

En Innovadeluxe no solo hacemos tiendas online, sino que, además, también hacemos tenderos, gracias a nuestro servicio de formación para empresas y particulares. Si estás interesado, no dudes en contactar con nosotros.

Mi tienda no vende: ¿Quién tiene la culpa?
5 (100%) 1 voto

Sobre Héctor

Joven pero con gran formación en Ecommerce, Marketing online y Diseño Web. Community manager para la comunicación de Innovadeluxe y varias empresas clientes de agencia. Gran conocedor del sector del e-commerce, el marketing tanto online como offline y sobre todo de las redes sociales con varios años de experiencia en comunicación en estos sectores.

Un comentario sobre “Mi tienda no vende: ¿Quién tiene la culpa?

  1. Pingback: Fracaso en ecommerce: ¿Por qué?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos Cookies propias y de terceros para recopilar información para mejorar nuestros servicios y para análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. Puedes configurar tu navegador para impedir su instalación.