¿Quién es tu cliente?

Sé lo que estás pensando: Que todo ese rollo del target, del público objetivo y de definir un perfil concreto de consumidor es algo que está reservado a grandes multinacionales, y empresas de mucho peso que profesionalizan hasta la extenuación su labor comunicativa. Sin embargo, por mucho que se quiera pensar que no, tener el perfil de tu cliente puede ser de mucha ayuda para tu ecommerce.

¿Por qué deberíamos definir a tu nuestro público objetivo? Por varias razones:

1. Definirte:  Muchos comerciantes consideran adecuado dirigirse a una audiencia masiva, pensando que así, mucha más gente comprará sus productos. Hablarle a todos, para intentar venderle a cualquiera, es como hacer trajes a medida de talla única. Cuando un negocio se dirige a un público objetivo implica conocer quién compra tus productos. Ese tipo de datos te lo proporcionarán las estadísticas de tus ventas y visitas: Gente de zonas geográficas concretas que compra productos por una necesidad concreta, o grupos sociales con gustos muy definidos (por ejemplo: los diferentes ambientes musicales y sus estéticas). Se trataría, pues, de encaminar toda tu comunicación a ese público concreto. Mucha gente tiende a pensar que si se centran en un tipo de gente, pierden a todos los demás, sin darse cuenta que lo que realmente hace, es definirse de cara al resto y actuar como centro de atención de todo un grupo. Da igual que tú te dirijas a gente joven con estética hipster (por poner un ejemplo), porque serán muchos los que, sin categorizarse dentro de ese grupo concreto, se sentirán identificados en la comunicación.

2. Facilidad: Antiguamente, encontrar y desarrollar el perfil de consumidor ideal para un negocio era tarea de gigantes. Estudios de mercados que duraban meses y costaban millones para obtener datos estadísticos sobre probabilidades y suposiciones. Por eso sólo invertían las grandes empresas. Pero hoy en día, en la era digital, eso es cosa del pasado. Obtener datos sobre tu audiencia es tan fácil como utilizar el Analytics de Google, las estadísticas de las redes sociales o de tu propia tienda Prestashop™, y trazar planes a partir de ellos.

3. Alcance: Volvemos a lo mismo del punto 2. Si hace unos años ya era difícil definir a nuestro público, no soy capaz de explicar lo complicadísimo que era llegar a ellos. Había una oferta de canales comunicativos muy reducida, y por tanto, la única opción eran mandar cientos/miles de impactos publicitarios con la vana esperanza de que, de toda esa marea, alguno diese en el blanco específico. El ratio de éxito era escaso y costoso. Sin embargo, de nuevo la era digital nos ha facilitado la vida. No sólo es que las herramientas de análisis nos ayuden a definir nuestra estrategia empresarial conociendo a nuestro público, sino que, gracias a ellas, también podemos encontrarlos, alcanzarlos y darles más difusión. Incluso, nuestros propios clientes pueden actuar como plataforma divulgativa, gracias a retweets, estados compartidos y demás herramientas en redes sociales.

 

Como puedes observar, definir a tu público objetivo y centrarte en una tipología concreta de consumidor no limitará tu zona de actuación, sino que actuará como plataforma de difusión. Definirte ayuda a convertirte en referente y no ser “uno más”.

¿Tienes dudas? ¿Quieres hacerlo pero no sabes cómo? No te preocupes. Para eso estamos. 

 

¿Quién es tu cliente?
5 (100%) 2 votos

Sobre Héctor

Joven pero con gran formación en Ecommerce, Marketing online y Diseño Web. Community manager para la comunicación de Innovadeluxe y varias empresas clientes de agencia. Gran conocedor del sector del e-commerce, el marketing tanto online como offline y sobre todo de las redes sociales con varios años de experiencia en comunicación en estos sectores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos Cookies propias y de terceros para recopilar información para mejorar nuestros servicios y para análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. Puedes configurar tu navegador para impedir su instalación.