Cómo identificar un buen diseño ecommerce

Consideraciones Iniciales de un buen diseño e-commerce

Mucho hemos hablado sobre diseño de tiendas online en este blog, de hecho, dedicándonos al diseño, siempre ha sido uno de nuestros temas principales. Consideramos que la clave de un buen diseño, tanto web como gráfico, más allá de su estética, tiene que responder a unos mínimos de pragmatismo y funcionalidad. De nada sirve un diseño muy bonito si este no cumple los requisitos mínimos para que el usuario pueda llegar a lo que quiere.

Te dejamos aquí unas entradas antiguas en las que ya hablamos del tema, y que te ayudarán en aspectos concretos del diseño de tu tienda online:

Hay muchos más, solamente tienes que darte una vuelta por el blog para comprobarlo. La verdad que hablamos constantemente sobre cómo mejorar el diseño y la usabilidad de tu ecommerce, pero, ¿realmente cómo sabes cuándo lo estás haciendo mal? ¿Cuáles son las claves para reconocer un buen diseño, más allá de la estética? No te preocupes, hoy este post va a tratar sobre esto. Lo ideal sería que repasases esta lista y la comparases con tu tienda online, para ver si estás cumpliendo todos los puntos o, en caso de que falles en alguno, identificarlo y mejorarlo lo antes posible. A veces una sencilla lista como esta nos ayuda a discernir cosas que ni siquiera habíamos tenido en cuenta y esto siempre es algo positivo para nuestro negocio (ya sea a corto como a largo plazo).

claves para un buen diseño en ecommerce

Navegación sencilla

Esto es muy importante, por no decir lo que más (por eso la nombramos la primera). El primer requisito en cualquier tienda es que el cliente encuentre de forma rápida y sencilla lo que esté buscando. Si a un usuario le cuesta (mínimamente) encontrar algo en tu tienda, da por seguro que se va a ir y has perdido esa venta (y las futuras que pudiesen llegar de ese cliente). Una navegación sencilla y eficaz es algo que definirá en buena medida la credibilidad de tu tienda.

Los productos “mandan” por encima del diseño

Este error es más común de lo que imaginamos, de hecho, casi todos hemos pecado de ello en alguna ocasión. Nunca debemos olvidar que los productos son los protagonistas exclusivos de nuestro ecommerce, y que todo lo demás es basicamente un “adorno”. Un diseño demasiado complejo, o que da demasiada importancia a contenidos que no tienen que ver con los productos, fotos de estos demasiado malas y con poca atención dentro del conjunto, son factores negativos que hacen que se pierda el valor del diseño entre tanta “paja”.

Ponlo fácil para comprar

¿Cuál es el objetivo de todo esto? Vender ¿no? Pues si tienes eso claro, pónselo MUY FÁCIL al cliente. Nada de complejos procesos de compra, con muchos pasos y reiteradas comprobaciones que dan una falsa sensación de seguridad. Déjales que compren como invitados. La cosa es que sea rápido y sencillo (a la vez que claro y transparente), el checkout siempre debe implicar la mínima cantidad de pasos y debe ser lo más fácil e intuitivo para los usuarios. Mientras los datos mínimos de identificación y de pago y envío estén cubiertos, todo lo demás es prescindible. Si el cliente queda contento, no te preocupes que ya volverá él solo a completar todo el proceso de identificación y aprovecharse de las ventajas que suelen tener los suscriptores.

Las estrellas en portada

En todos los negocios siempre hay “productos estrella”, es decir, productos que tienen mucho más éxito de ventas (sobre todo a largo plazo o en temporadas muy concretas), ya sea por popularidad o por exclusividad. Es importante tenerlos bien expuestos, ya que son un reclamo para toda esa gente que va en busca de eso en concreto (ten en cuenta que la gente en internet no busca negocios, busca productos).

Fotos en detalle de los productos

El eterno enemigo del ecommerce siempre será el mundo físico, porque el consumidor no puede tocar, ni probar ni examinar el producto antes de adquirirlo y, queramos  o no, esto responde a un sentimiento de prevención (ya no sólo por seguridad, si no por mero pragmatismo de ver si el producto es lo que esperamos). Las fotos en detalle de los productos ayudan a combatirlo. Cuando un cliente puede ver todos los lados del producto, su interior, un mínimo sobre su funcionamiento, su escala…cuanto más podamos añadir mejor (incluso videos en 360 o tutoriales sobre su funcionamiento/montaje), más seguro se siente, y más posibilidades tienes de que lo adquiera.

Focos de atención

¿Recuerdas en los inicios de internet cómo eran las páginas web? Entrabas y había muchos banners, la mayoría animados, exigiendo que les atendieras todos a la vez. El resultado era una sobresaturación de información que provocaba hasta mareos. Con los años se ha ido afinando la cosa y hemos aprendido que lo correcto es ir dividiendo en secciones concretas cada página, eligiendo elementos concretos para cada una y, sobre todo, dejando secciones “protagonistas” que es donde debe ir el contenido principal, sin que nada más interfiera en su foco de atención.

El espacio en blanco

Dentro del diseño hay una cosa que se llama “darle aire a un conjunto”, esto viene a significar la importancia de los espacios en blanco dentro de un diseño. No tiene por qué ser blanco, simplemente es espacio vacío. El espacio en blanco no sólo ayuda a hacer más “limpio” un diseño, si no que ayuda a centrar la atención del usuario sobre algo en concreto, o para dividir correctamente las diferentes secciones de la web. No es conveniente una web muy “cargada” de elementos, porque desconcentra a los usuarios, y complica la navegación (demasiadas cosas).


Conclusiones sobre diseño para e-commerce

Cuando hablamos de diseño para ecommerce siempre solemos centrarnos en aspectos técnicos y genéricos del mismo, pues sabemos que cada sector tiene sus particularidades únicas y, sobre todo, que cada negocio es un universo en si mismo. No podemos centrarnos en un negocio específico, o en los diseños estéticos más recomendados, porque lo que sirve a unos puede que no sirva a otros, y al revés. Sobre todo si tenemos en cuenta que vivimos inmersos en un mercado digital donde las ideas y nuevos modelos de negocio surgen cada poco. De hecho, las grandes empresas invierten cantidades ingentes de dinero en estudios de mercado y complejos análisis de usabilidad (movimientos de los ojos al abrir una web, movimientos del ratón, donde pasa más tiempo detenido un usuario, donde centra más su atención….) para mejorar constantemente sus diseños y hacerlos cada vez más y más intuitivos.

Es tan importante esta perspectiva pragmática del diseño web que ha subordinado a la estética. Hoy día es importante que un sitio sea atractivo, pero sobre todo es importante que sea usable. De nada sirven los buenos diseños si no están ligados a una buena paginación, a una correcta organización y a una estética subordinada a la usabilidad y experiencia de usuario.

¿Cómo lo ves tú? ¿Consideras que hay factores que podrían influir en un buen diseño y que sean claves del mismo? Pues no dudes en comentar, aquí en el blog o en nuestros perfiles de redes sociales, o, si lo prefieres, enviarnos un correo por el método clásico de toda la vida 🙂

Cómo identificar un buen diseño ecommerce
5 (100%) 10 votos

Sobre Héctor

Joven pero con gran formación en Ecommerce, Marketing online y Diseño Web. Community manager para la comunicación de Innovadeluxe y varias empresas clientes de agencia. Gran conocedor del sector del e-commerce, el marketing tanto online como offline y sobre todo de las redes sociales con varios años de experiencia en comunicación en estos sectores.

Utilizamos Cookies propias y de terceros para recopilar información para mejorar nuestros servicios y para análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. Puedes configurar tu navegador para impedir su instalación.