Módulos de pagos alternativos: ¿Por qué?

Vivimos en España. Un país en el que en pleno 2013, todavía hay millones de personas temerosas de comprar en internet, sobre todo, en lo referente a dar sus datos bancarios o económicos, o simplemente el número de su tarjeta. Temen que alguien (“un hacker”) pueda conseguir esos datos, y vaciarle la cuenta del banco. Por desconocimiento de cómo funciona el sistema, por falta de necesidad, o simplemente, por pura desconfianza hacia el ecommerce, la cosa es que se pierden millones de clientes potenciales por este motivo.

Hay estudios que indican que esta tendencia irá desapareciendo de aquí a una década casi en su totalidad, pero hasta entonces, la única manera que tenemos de combatirlo es mediante los módulos de pago alternativos: La domiciliación bancario y el pago por contrareembolso.

El pago contra-reembolso consiste en abonar el coste del producto comprado, con sus recargos (por entrega y por elegir este medio de pago) directamente a la persona que nos haga la entrega del mismo en nuestro domicilio (el transportista), generalmente en efectivo (moneda y billetes).

Para que se pueda hacer un pago contra-reembolso es necesario:

  • Que haya algo físico que entregar en el domicilio del cliente. Si no lo hubiera, por ejemplo, un servicio, no podría darse esta forma de pago.
  • Que estén presentes en el momento de la entrega del producto el comprador y el representante del vendedor (el transportista).
  • Disponer de dinero en efectivo. Si en el momento de la entrega, el consumidor comprador online no dispusiera de monedas o billetes, el transportista no podría entregarle al producto.
  • Desembolsar el pedido online completo, que comprenderá el coste del bien comprado IVA incluido, el coste de entrega a domicilio del transportista y el coste de la modalidad de pago contra-reembolso.

La principal ventaja del pago contra-reembolso en las compras online es que no tiene ningún riesgo para el comprador, ya que puede abrir la mercancía en su hogar, comprobar que corresponde con lo solicitado y, sólo en ese caso, desembolsar su importe en efectivo. Le damos la máxima confianza con el riesgo de que, finalmente, por el motivo que sea, no somos capaces de dar con el cliente y perdemos el dinero de la venta y del envío.

Otro módulo de pago que genera confianza en estos usuarios temerosos de internet, es el de giro bancario. El usuario acude a su sucursal más cercana y realiza un ingreso directamente en nuestra cuenta. Una vez recibido el pago, se procedería al envío. Es el método más seguro en todos los sentidos. Pues el usuario realiza el pago ante una entidad que responderá en caso de problemas y que guarda sus datos celosamente seguros, y el vendedor no pone en riesgo ningun tipo de coste, ya que no hace nada hasta haber recibido el pago.

Así pues, lo mejor que puedes hacer en una tienda online, es tener dos módulos de pago que te permitan hacer, precisamente esto: Cobrar por pago contrareembolso o y giro bancario.

Por un coste mínimo, te aseguras de que no pierdes clientes por desconfianzas obsoletas.

modulo prestashop para domicilicion bancaria
modulo prestashop reembolso con recargo

Módulos de pagos alternativos: ¿Por qué?
5 (100%) 1 voto

Sobre Héctor

Joven pero con gran formación en Ecommerce, Marketing online y Diseño Web. Community manager para la comunicación de Innovadeluxe y varias empresas clientes de agencia. Gran conocedor del sector del e-commerce, el marketing tanto online como offline y sobre todo de las redes sociales con varios años de experiencia en comunicación en estos sectores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos Cookies propias y de terceros para recopilar información para mejorar nuestros servicios y para análisis de tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. Puedes configurar tu navegador para impedir su instalación.